el mágico Poder de San Benito

lunes, 29 de junio de 2015

Elixir de Bará orixá: Señor de los caminos que abre y cierra las puertas del cielo




Elixir de Bará, Orixá

Bará es un Orixá, el “Señor de los caminos, los cruces de las calles, es que abre y cierra las puertas y los caminos”, por ende, es el dueño de la llave que abre las siete puertas del Cielo. Por eso, es que a veces se suele ver su imagen con una llave.

Bará, siempre debe ser atendido en primer lugar, por él es quien abre los caminos con su Fuego; por eso, en los rituales Africanistas, siempre la primer reza que se canta es a Bará, seguida de la su inseparable compañero el Orixá Ogúm.




Dependiendo de las diferentes corrientes o líneas de la religión, algunos Babalawos, Babalorixas e lyalorixas, afirman que Bará es hijo de Naná (la gran madre o abuela que tiene su sincretismo con Santa Ana, la madre de la virgen María) Fihlo de Iemanjá, mientras que otros sostienen que es hijo de Oiá y siendo abandonado por ella y Oxúm lo adoptó como hijo. (ver más sobre elixir de Oxúm, aquí)

Este Orixá no es una entidad maléfica, por el contrario es un mensajero celeste, representante de la fuerza, la virilidad y la astucia, es el Orixá más cercano a los humanos.
 
Se le pide a Bará que nos abra los caminos, con su llave de misterio y poder, nos de entendimiento a todos los africanistas: “Mi Pae Bará espero nunca permitas que me falte el pan y el trabajo en el hogar, Axé, que así sea”.
 

Este Orixá es considerado dueño de las puertas de la ciudad ó casas, cada uno de los reinos materiales tiene un camino que nos lleva hacia él, además tiene también un lugar de acceso. Por ejemplo: si hablamos de la playa, todos sabemos que sea cual fuera la playa debemos acceder a ella por algún lado que tomamos como puerta de entrada, cruce de caminos etc. Ese acceso tiene un guardián que este Orixá permite el paso a quien el entienda que lo merece. Este lugar es cuidado por este travieso Orixá, quien se encarga además de llevar los mensajes a los diferentes Orixás que habitan ese reino ó lugar, dado que él es el único que tiene acceso a ellos.

Bara Ayelú:
Para los Orixás de la playa, el Bará que corresponde a los Orixás del mar, ríos u océanos es Bara Ayelú.

Para los Orixás del monte espeso el Bará que asiste es Adaguê; para los Orixás del campo, la calle ó lugares cercanos a la ciudad, responde Bara Lana; y para la calle, las calles en cruz, entrada del monte, entrada de campo, crucero de monte, es el orixá Bara Lodé.

Bara Lodé es el mensajero y abridor de los caminos, su asentamiento se puede encontrar en la entrada de los templos indistintamente a la derecha ó a la izquierda, de los mismos, ya que también es el encargado de cuidar quien entra y sale del Ile.

Su función es abrir los caminos para que los demás Orixás puedan trabajar y cumplir la función que le corresponde a cada uno.


Color:
Bará, es un Orixá de fuego, lo identifica el color rojo dado que su movilidad, rapidez y función se asemeja al torrente sanguíneo, llegando a todas las partes del cuerpo y llevando lo que cada uno de los órganos necesite.

Día de la semana:
El día de la semana que le corresponde como gobierno es el lunes, y el viernes a Bara Ayelú acompañando de Iemanjá.

Saludo: Alupo.


Celebración y sincretismo:

3 de junio Bara Adaguê 
13 de junio Bara Ayelú (San Antonio)
23 de junio Bara Lana (San Jacob)
29 de junio Bara Lodé (San Pablo y San Pedro)

En el cuerpo, Bará gobierna el pene, páncreas, uretra, orina, sangre, huesos de las manos, y os huesos de las piernas.

Frutos:
Le pertenecen el naranjo, la mora oscura, el plátano, cambui, vasora roja, hojas de tártago, membrillo y canela. Las varas de membrillo, en especial, porque es el árbol del Pae Bará.

Hierbas (Ewes) guine, oro, levante, dinero, penca, fortuna, arnica, hoja de maní, batata inglesa, blasenta, siponulo, carqueja, canela, yerba de nuestra señora.
Lugar de las ofrendas siempre es el cruce de los caminos.


   

Este elixir de Aromas Sagrados® contiene las fragancias y aromas que evocan al orixá Bará, con el cual se puede atraer su energía.

Se usa para perfumar los ambientes de la casa, lugar de trabajo, templos, el interior del auto y la ropa; incluso, la cartera y las llaves! 

Si bien cada persona invoca a su Orixá de cabeza con la fragancia que más le agrada, además, puede perfumar los ambientes de su casa, locales comerciales, oficinas, y todo lugar donde desee, con éstos Aromas Sagrados® de Bará.

Todos los elixires de Aromas Sagrados® son elaborados artesanalmente con fragancias y productos naturales para el bienestar y armonía. Contiene la energía de cada Orixá.


Los productos de 
Aromas Sagrados® se envían por correo o se retiran personalmente en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Precio unitario sugerido al público $450 pesos argentinos (en Argentina) y U$S 35 dólares USA por unidad, más gastos de envío.

Más información y consultas: 
TEL (+549) 11-4022-3306
Aromas Sagrados®. Fragancias y elixires para el alma
Twitter @AromasSagrados 
 


martes, 23 de junio de 2015

La Noche de San Juan

La Noche de San Juan

La noche de San Juan es una festividad cristiana, de origen pagano (Litha) celebrada el 23 de junio por la noche, fecha cercana al 21 de junio (solsticio), en la que se suelen encender hogueras o fuegos y ligada con las celebraciones en las que se festejaba la llegada del solsticio de verano, el 21 de junio en el hemisferio norte, cuyo rito principal consiste en encender una hoguera.

La finalidad de este rito era "dar más fuerza al sol", que a partir de esos días iba haciéndose más "débil" ―los días se van haciendo más cortos hasta el solsticio de invierno. Simbólicamente, el fuego también tiene una función "purificadora" en las personas que lo contemplaban

La Fogata en la Noche de San Juan

Los antiguos celtas llamaban Alban Heruin a este festival y su significado primordial era el de celebrar el instante en el que el Sol se hallaba en su máximo esplendor, cuando duraba más tiempo en el cielo y mostraba su máximo poder a los hombres, era el día que alcanzaba su mayor plenitud y, al mismo tiempo, el día en que empezaba a decrecer hacia su casi muerte en el Solsticio de Invierno.



Se encendían hogueras para conmemorar ese poder del Sol y para compartir su fuerza con él, para alabarlo y al mismo tiempo para atraer su bendición sobre hombres, animales y campos. Resulta muy característica la asociación de este festival a las corrientes de amor y a pequeños rituales destinados a obtener pareja o a conservarla.
 

Muchos son los rituales propios de la Noche de San Juan, la noche del 23 en la víspera del 24 de Junio, pero todos giran en torno al ensalzamiento del fuego. De hecho, este es el festival del fuego por antonomasia, el rey de los festivales del fuego hasta el extremo de que el culto pagano del fuego y las hogueras, se han conservado más que en otras fiestas, y la costumbre popular ha mantenido su práctica incluso dentro del mismo cristianismo, aunque éste no ha podido dar una explicación religiosa convincente de dicho hábito. 

Realmente la noche del solsticio es la del 21 de Junio aunque la Iglesia la ha adaptado a la festividad de San Juan.






 Las plantas y flores, así como el que los cultivaran exclusivamente mujeres, evocan fácilmente la presencia de una tradición femenina de culto a la madre tierra. Recordemos igualmente que Adonis era el amante yaciente de la Diosa. Igualmente, la presencia del agua nos lleva a uno de los grandes símbolos de las celebraciones de San Juan que parece no tenerse en tanta consideración y que sin embargo, forma una parte esencial de numerosos ritos de esta festividad, el agua, llevándonos nuevamente a la presencia del poder femenino en esta festividad.


Otra de las costumbres, que dio a esta fiesta el apelativo de "verbena", era la costumbre practicada en algunos lugares por las mozas casaderas de ir a recoger verbena a las doce de la noche la víspera de San Juan, creyendo que con ello conseguirían el amor del deseado por su corazón. Igualmente existían numerosos ritos y filtros de amor en torno a dicha planta.
La pareja que saltaba unida la hoguera se decía que se procuraba así felicidad y buena fortuna.

Otra costumbre es aquella en que las mozas arrojan guirnaldas trenzadas por ellas a sus amados a través de las llamas y ellos deben cogerlas antes de que caigan al fuego. Las guirnaldas se guardaban como talismanes de buena fortuna y, ocasionalmente, se quemaba alguna cinta en el hogar para procurar protección de sus habitantes y animales.
Algunos grupos se introducen entre las olas, tras sus ceremonias, comulgando por un corto tiempo con el mar recibiendo de él otro tipo de fuerza que solo podemos reconocer como netamente femenino y vinculado con el símbolo de la Diosa.

2016. El Año de Juan, el Amado: el discípulo más amado de Jesús.


Ver más sobre el elixir de Juan El Amado, click aquí


San Juan, nos asiste en la Provisión Divina, Abundancia, Prosperidad, Providencia y la Paz. 
Como Ser de luz, paz y amor fue quien estuvo al lado de Jesús siempre.
Se lo considera el "Espíritu Envolvente” del año 2016 que, ofrecerá a todos los seres del planeta los beneficios de su radiación de Luz y sus cualidades del Rayo que corresponda: Prosperidad, Suministro, Abundancia, Paz, Tranquilidad, Amor, Opulencia; buena fortuna y Provisión de todo lo bueno que ha de llegar.



Como ayuda espiritual y terapia Holística para encontrar la causa raíz de tus problemas, solicita una CONSULTA personal, mediante una técnica diferentes, donde el terapeuta holístico aplica la sanación kármica mediante el uso de los colores y los aromas sagrados, con los sentidos para resolver de manera definitiva en todos los niveles, desde lo subconsciente a lo físico, trayendo paz y realización.

Esta es una herramienta diferente para solucionar problemas de trabajo, dinero, amor, bienestar, temas de salud, lazos familiares, pareja, etc.
Esta Terapia holística tiene como fin sanar el alma con los COLORES y los AROMAS SAGRADOS.


Solicitar turno para tu consulta presencial en Buenos Aires o virtual on line 

TEL (+549)  11-4022-3306  


Aromas Sagrados. Fragancias y elixires para el alma
Twitter @AromasSagrados